Lectura de tarot como recurso para la exploración interior

Popularmente, el Tarot está difundido desde una perspectiva adivinatoria. Las lecturas de Tarot, desde esta visión, tienen una tendencia predictiva. El consultante busca conocer “su futuro”. Se parte de la premisa de que hay un destino predeterminado. Ésta es solo una visión, una forma de interpretar el Tarot.

Sin embargo, aunque masivamente no esté tan difundida, hay otra forma de interpretar, de abordar el Tarot, y esta forma es a través de la exploración del simbolismo de sus imágenes, y del significado psicológico del mismo. Esta visión no busca dar una respuesta acerca de lo que va a suceder, sino que busca comprender el proceso por el cual se está atravesando, y encontrar la mejor forma de transitarlo.
Karen Hamaker Zondag en su libro “El Tarot como Vía de Conocimiento” (Edit. Urano), lo explica de una manera muy clara:

“La vida es un proceso, es un torrente de movimientos. Las cartas de Tarot pueden ayudarte a decidir la naturaleza y las características de lo que sucede a tú alrededor y qué cosas desempeñan un papel en ello. Los procesos descritos tienen su propia legitimidad y modo de desarrollo, y con toda seguridad lo constatarás por tu propia experiencia. Supongamos, por ejemplo, que la imagen conjunta que presentan las cartas evidencia cierta situación que ha llegado al límite para ti y que exige cambios; es posible que te convenzas de que alguna situación de este tipo se materializará en la vida cotidiana y te hará pensar según estos parámetros.

Es más, tus contactos con quienes te rodean y las reacciones que ellos muestren hacia ti pueden dejar claro que algo tendrá que cambiar. Hasta este punto el futuro está predeterminado. Pero —y recalcamos el «pero»— al identificar los procesos que operan, puedes enfocarlos de forma constructiva y sacar provecho de ellos. También este es el motivo por el que es difícil «predecir» si algo va a acabar en drama o en crisis: depende del individuo. En cualquier caso, las cartas revelan las tendencias básicas, pero ciertamente no ofrecen un análisis detallado. De modo que queda espacio para maniobrar. Cada tendencia puede materializarse de múltiples maneras. Finalmente, cuando consultas las cartas sin el impedimento de alguna emoción fuerte como la ansiedad, las ideas que te formas de la situación pueden influir en su posterior avance, por no mencionar la forma de abordarlo. De hecho, mientras se mezclan las cartas ya estás cambiando el resultado de la tirada, aunque no necesariamente en sus rasgos principales.


Supongamos que una relación que mantenías ha entrado en crisis y deseas saber qué va a suceder. Sacas la Torre y ves un rayo que impacta sobre ella y a dos personas cayendo al suelo. Una primera reacción lógica puede ser: ¡Santo cielo! Va a haber una disputa, una pelea y una separación». Pero considera bien el significado simbólico de la carta y su papel en todo el proceso de individuación, y toda la situación aparecerá bajo una luz por completo diferente. La carta te advierte que si te has atascado en ciertas ideas y actitudes y no lo has advertido, o rehúsas ver las señales que te indican que hagas algún cambio, llegará un momento en que el inconsciente estará sometido a tal presión que «el dique acabará por romperse». Por consiguiente, no hay motivo para que la predicción de la Torre signifique una separación. Lo que de hecho te dice la carta es: echa una ojeada a aquellos aspectos en los que te encuentras demasiado encerrado, siguiendo patrones y convicciones rígidas en relación contigo mismo o la otra persona. Han dejado de ser útiles. Si eres capaz de afrontarlos, la relación puede continuar sin desmoronarse. Lo único que dice la Torre es que ha llegado el momento de una renovación y que, de una forma u otra, verás que ésta se concreta en tu relación, bien a través de cierta agitación, bien mediante una explosión terrible de emociones, o bien de algún otro modo. El punto crucial del asunto es que el Tarot, como espejo de tu inconsciente, revela qué parcela es la adecuada para la experimentación en este momento.”
Esta autora, y otras tales como Sallie Nichols, Rachel Pollack, Mary Greer, Liz Greene, Hajo Banzaf ,y otros, hicieron y algunos continúan haciendo, grandes aportes al Tarot como recurso para la exploración interior. Si bien la asociación que persiste en la conciencia colectiva del Tarot con la adivinación, no va a cambiar de un día para otro, de a poco, se está rescatando este maravilloso lenguaje simbólico, tal como un sueño perdido que emerge de la noche de los tiempos…


ORACULOS
UNA LUZ EN VUESTRO CAMINO.
FUENTE DE SABIDURIA APARA VUESTRO SER
FELILUXOR
FE Y FELICIDAD EN LA LUZ DE ORO